5 novelas para reconectar con Lovecraft

drmarsh
drmarsh

En Noticias Publicado:

La figura de Lovecraft sigue fascinando a pesar de haber pasado más de 80 años desde la muerte del autor. Ya en vida su obra literaria atrajo a decenas de escritores a su círculo más íntimo de amigos y rápidamente todos comenzaron a poner su granito de arena en el universo ficcional del autor. La muerte de Lovecraft, a pesar de haber terminado con las colaboraciones en vida y trabajos de sus amigos, multiplicó el número de escritores que se adentraron en los confines de la mente humana y el cosmos.

Muchos de estos autores son bien conocidos; Derleth, Ramsey Campbell, Alan Moore, Neil Gaiman… Sin embargo, en muchos casos, y a pesar de la calidad de algunos, se continuó en mayor o menor medida los mismos tropos usados por Lovecraft y en contadas ocasiones se salía uno de los márgenes pautados por Lovecraft o Derleth que se hizo rápidamente con el control cultural de la obra del autor y sus escritos (de inferior calidad que los demás) marcaron el camino. Sin embargo, y por suerte, los últimos años nos traen un potente e interesante resurgir de la literatura lovecraftiana que no tiene miedo en romper los moldes del sexismo, racismo y clasismo que, no podemos mentir, destilaba la obra original. Os traemos algunos de los ejemplos más interesnates.

Lovecraft Country – Matt Ruff

La novela de Ruff nos traslada al concepto imaginario de condado que ideó Lovecraft para Nueva Inglaterra con Arkham, Kingsport, Miskatonic… pero en los Estados Unidos de los años cincuenta durante el mayor apogeo de la segregación racial y conflictos raciales. ¿Lo interesante de todo esto? Matt Ruff convierte a una familia afroamericana y sus amistades en los protagonistas de su novela.

Lovecraft Country, más que una novela, es un conjunto de relatos de extensión variable alrededor de diferentes personajes relacionados entre sí por lazos sanguíneos o familiares. HBO ha comprado los derechos del libro y ha colocado a Jordan Peele y J. J. Abrahams como productores de la serie. Está claro que la elección de Peele y de Yann Demange (como posible director) significa que la compañía no piensa rebajar ni un ápice el mensaje político y social de Lovecraft Country en el que Ruff hace constante hincapié en los conflictos raciales americanos y en el propio racismo de los textos de Lovecraft.

Hammers on Bone – Cassandra Khaw

Esta novela corta, que tiene continuación de reciente aparición, es un relato detectivesco de corte noir con alguna que otra variable cósmica… el punto de partido no es otro que la llamada de un crío a la oficina de un detective diciendo que alguien debe matar a su padrastro porque es un monstruo… y lo dice en el sentido más literal de la palabra. Khaw juega con el lenguaje noir y cierto aire de Innsmouth para crear una interesante historia de detectives como las que siempre quiso escribir Lovecraft.

The Dream-Quest of Vellitt Boe – Kij Johnson

De nuevo entramos aquí en el interesante juego de subvertir parte de la esencia de Lovecraft para ampliar miras y llegar a lugares donde él mismo no se habría atrevido a llegar. Kij construye aquí una búsqueda en sueños de la ignota Kadath desde el punto de vista de un personaje diferente y años después de la que protagonizó Randolph Carter pero con dos diferencias: Vellitt Boe es una mujer y no es una soñadora sino una habitante de las Tierras del Sueño.

La balada de Tom el Negro – Victor LaValle

LaValle como hizo Ruff reconvierte el imaginario racista de Lovecraft en una historia fuertemente racializada que convierte al Jazz en parte del centro de todo. Estamos ante una novela corta fuertemente marcada por el horror cósmico que no duda en entrelazarse con uno de los relatos menos conocidos, y más racistas, de Lovecraft; El horror de Red Hook. Se mezcla aquí la música jazz, con una historia de detectives y con la vida de Suydam para dar como resultado una de las novelas que mejor parece haber entendido el concepto de horror cósmico del autor de Providence.

Agentes de Dreamland – Caitlín Kiernan

Dentro de la plana más o menos conocida de autores y autoras derivados de Lovecraft la figura de Kiernan es una de las que más ha brillado (y una de las pocas reconocibles por buena parte del fandom). Ha colaborado en decenas de antologías y gestionado algunas de las más importantes. Su obra siempre tiene cierta pátina cosmicista derivada también de su profesión (paleontología). En Agentes de Dreamland la autora mezcla cierto juego de espías con turbios negocios entre agencias gubernamentales americanas. La aparentemente común investigación sobre un culto en Arizona termina salpicando a una sonda desaparecida de la NASA, un laboratorio de física y una extraña mujer que se dice capaz de ver a través del tiempo… ¿se está acercando algo imposible de comprender?

Todas estas novelas, con la excepción de The Dream-Quest of Vellitt Boe de Kij Johnson se pueden encontrar disponibles en español o próximamente disponibles en nuestro idioma. Esto es una muestra también del nuevo interés que existe en todo el mundo por consumir nuevas ficciones alrededor de la figura de Lovecraft y de sus ideas. Aprovechamos también este pequeño espacio para comentar que recientemente ha visto la luz “El soñador de Providence: el legado literario de H. P. Lovecraft y su presencia en los videojuegos” escrito por Carlos Gómez Gurpegui en el que se profundiza en la obra de Lovecraft desde diferentes puntos de vista.

¿Quieres vivir una aventura Lovecraftiana en tu propia piel? Reserva ya tu sesión para El Legado de los Marsh, ¡te esperamos en Phobia Escape Room!

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies